Categorías:

La medalla de oro en 2006 se concedió al fallecido pirotécnico gallego Carlos Rodríguez Núñez -máximo responsable de la Pirotecnia Astariz, encargada de suministrar los voladores de la Descarga durante muchos años.

La entidad entiende que es una forma de hacer justicia a una persona que estuvo volcada en cuerpo y alma con la Descarga desde el año 1993, la primera vez que participó, hasta su muerte, en 2003.

«Siempre suministró pólvora de primera calidad y suyas fueron algunas de las mejores Descargas que se recuerdan», señaló Arturo Marcos, presidente de Artesanos, quien añadió que el fallecido siempre antepuso su interés por la Descarga a todas las cosas, manteniendo el precio de la pólvora muy por debajo del mercado.

DISCURSO ENTREGA DE LA MEDALLA DE ORO

Corría el mes de marzo del año 93 cuando Sociedad de Artesanos decidió que la pirotecnia que había venido tirando La Descarga los últimos tiempos no lo haría ese año a pesar de que, dado lo avanzado de la fecha, esto generó una enorme preocupación en la Junta. Pero uno de sus miembros, fue a hablar con Carlos en la Pirotecnia Astáriz y Carlos aceptó el reto y le dijo que no se preocupara, que ya buscaría tiempo para hacerlo todo.

  Y llegó el 16 de julio y el Presidente prendió la mecha del primer volador que daba salida La Descarga y a la tensión acumulada durante todos aquellos meses y luego vinieron los tiradores a mano y luego las máquinas y, para cuando el final atronó el cielo, La Descarga ya había ganado el corazón de Carlos y Carlos se había ganado el nuestro.

Luego vinieron años de colaboración y descubrimos que teníamos la fortuna de contar con un  pirotécnico de excepción. Perfeccionista en su trabajo, su pólvora era de una calidad insuperable. Se sentía orgulloso de lo que hacía y especialmente de La Descarga, que vivía como un artesano más.

Y si excepcional era como pirotécnico, aun más excepcional era como persona. Cordial y generoso, jamás tuvimos que regatear con el en precios ni en calidades y nunca  tuvimos ni como Sociedad ni como amigos otra cosa que motivos de agradecimiento hacia su persona. Charlar con él siempre era un placer y tenerlo a tu lado una tranquilidad.

Por todo ello, queremos que sepa ahí arriba, desde donde ahora ve La Descarga, que su recuerdo sigue vivo entre nosotros y queremos que, con esta Medalla de Oro que ahora entregamos a su familia, Carlos pase a formar parte para siempre de la Historia con letras mayúsculas de la Sociedad de Artesanos.

Cangas del Narcea, a 7 de julio de 2006

                                                                       El Secretario

Tags:

Sin respuestas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

33 − = 25

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies