Categorías:

Coincidiendo con la celebración del primer día de Novenas del Carmen, la Sociedad de Artesanos impuso la medalla de oro al que fuera su presidente Pablo Fernández.
En un acto celebrado en el auditorio municipal, el secretario de Artesanos, Antonio Ochoa, señaló que Pablo Fernández «lleva la pólvora en sus genes, como su padre Pablo que también fue medalla de oro de esta sociedad, por lo que su amor por La Descarga será permanente e incondicional».
Indicó que durante los doce años que presidió Artesanos, «consolidó la Descarga en el alto nivel de calidad y seguridad que ahora tiene, poniendo especial énfasis en que se preservara su parte emotiva, personal y privada, que tiene para cada uno de los socios de Artesanos».
Muy emocionado, Pablo Fernández dio las gracias por el reconocimiento y señaló que es «un honor recibir la medalla de una sociedad a la que quieres y sientes desde niño».
Recordó que de sus padres heredó «el amor a todo lo que rodea a Artesanos». Finalizado el acto, el presidente de la entidad, Arturo Marcos, fue el encargado de imponer la medalla de oro a Pablo Fernández entre el plauso de las decenas de personas que abarrotaban por completo el auditorio.

Foto El Comercio

DISCURSO DE LA ENTREGA DE LA MEDALLA DE ORO
Cuando a uno lo acunan al ritmo de los mazos que cargan las ubidas y echa los dientes mordiendo varas no es muy probable que haya que inculcarle en el futueo el gusto por los voladores. Si, además, es cangués y lleva la pólvora en sus genes como en el caso de Pablo, digno hijo de Pablo Fernández que también fue Medalla de Oro de esta Sociedad, es seguro que su amor por La Descarga será permanente e incondicional.
Porque en es gran rito de fuego y emociones que es La Descarga, Pablo empezó desde abajo, haciendo recados, transportando cargas de voladores, ayudando a sus mayores y aprendiendo de ellos, empapándose de las tradiciones y viviendo las anécdotas. Su padre le enseño, también, los secretos de la pirotécnia, el arte de convertir la pólvora y los metales en luces y sueños. Por eso resultó natural que, cuando a la Sociedad de Artesanos le llegó el momento de hacer un nuevo relevo generacional, fuese él el encargado de encabezarlo.
Durante los doce años que presidión Artesanos, esta experiencia le permitió consolidar La Descarga en el alto nivel de calidad y seguridad que ahora tiene. Puso especial énfasis en que, sin perder el componente de espectáculo, se preservara su parte emotiva, esa especial significación, personal y privada, que tiene para cada uno de los socios de Artesanos. le correspondió, además, dirigir las celebraciones del centenario que se llevaron a término con notable éxito. Aún despues de abandonar su cargo, siguió apoyando a la Sociedad desde un segundo plano, aportando sus conocimientos y su ayuda en cada ocasión en qu ese le solicitó y los miembros de la Junta hemos sabido en todo momento que, para cualquier cosa que Artesanos necesitase, Pablo siempre iba a estar ahí.
Por eso, por todo lo anterior y por ser además, buena persona y mejor amigo, por su sentido del humor y su socarronería, por ser una fuente inagotable de anécdotas y tradiciones canguesas, estamos seguros de que tan orgulloso como él se sentirá de lucir esta medalla en el pecho nos sentiremos los socios de Artesanos de que la luzca.

Tags:

Sin respuestas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

39 − 32 =

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies